lunes, 31 de marzo de 2008

CAROLINA DE MONACO

Sexoamorycuernos
Escribió alguien; que nació para ser bella,
Un tanto triste y de sonrisa hermosa,
Con su presencia, todo Mónaco ilumina,
Esta princesa es realmente primorosa.

Siendo la hija de una actriz como Grace Kelly,
Ella le hereda su donaire y su atractivo,
Y de su padre que es el príncipe Raniero,
La sangre azul, su gran clase y su apellido.

Philippe Junot, un playboy reconocido,
Primer marido entre tantos pretendientes;
El hombre no es muy grato en la familia,
Y lo aceptan pero a regañadientes.

A los dos años se divorcia la pareja,
Y el Vaticano no lo acepta; que no puede;
Mas puede más el poder del principado,
Y después de años, diez, la “Santa… Sede”.

El segundo marido, un millonario,
De nombre Stefano, menor que ella,
Se muere en altamar, en su deporte,
Dejándole tres hijos y honda huella.

Ella entonces se dedica a sus tres hijos,
Poco a poco su dolor fue mitigando,
Mantiene relación con Vincent Lindon,
Y su triste corazón va consolando.

Se enamora de Ernesto de Hannover,
Que es un príncipe que ya estaba casado;
El se divorcia para unirse a Carolina,
Le da una niña, y este cuento se ha acabado.

En todas partes los hombres la adoraron,
Y la admiraron tras un manto de tul;
Esta mujer de singular belleza,
Fue para muchos nuestra “Princesa Azul”.